España campeona del Mundo

Por segunda vez la selección española de baloncesto se ha proclamado campeona del Mundo, sin partir como favorita pero demostrando que anulaba a sus rivales cuando se enfrentaba a ellos.

Primero a Serbia que era la mejor selección pero que no pudo desplegar su juego ante la defensa de los de Scariolo, en semifinales ante Australia demostró mentalidad ganadora y ante Argentina consiguió desactivar a Scola y alzarse con una victoria que pareció fácil aunque se consiguió con mucho trabajo previo de preparación.

La selección salió de inicio con Oriola con la misión de que Scola no pudiera jugar cómodo y lo consiguió ya que el veterano jugador argentino se fue al descanso sin anotar un solo punto, y acabó el partido con 10 puntos (6 de ellos desde la línea de tiro libre).

España ha demostrado durante todo el campeonato que desde la defensa, se ganan los partidos y los campeonatos. Con un grupo de jugadores sin el talento de antaño se ha conseguido imponer al físico de selecciones como Australia y Serbia a base de juego colectivo y saber elegir la mejor opción en ataque.

Ha sido el Mundial de Ricky Rubio que por fin ha conseguido quitarse la losa de ser un mal tirador, ha sido elegido el MVP de la final y del torneo, ha asistido como nadie y ha anotado tirando desde fuera, penetrando cuando era la mejor opción consiguiendo canastas para el recuerdo.

Pero también ha destacado Victor Claver, al que el gran público ha reconocido como el jugador importante que es, su labor oscura permite conseguir buenos ataques, segunda oportunidades y que los contrarios no jueguen cómodos. Todo equipo necesita un Claver en su equipo. Y no podemos olvidar a Marc Gasol, que ha ido de menos a mas como el equipo, siendo decisivo en semifinales en la anotación, pero que ha mantenido al equipo intenso en defensa, ha cerrado el rebote para que sus compañeros lo recojan y que en el vestuario ha sido parte fundamental.

No debemos por supuesto olvidar al resto de jugadores del roster, que han aportado siempre que han estado en la cancha, Rudy, Llull, Pau Ribas, los Hernángomez, incluso los poco habituales como Colom, Rabaseda y Beiran. Y como hizo el seleccionador un recuerdo especial para todos los jugadores que pelearon en las ventanas FIBA para conseguir la clasificación, porque sin ellos esto no hubiera sido posible.