Luna Castro fichaje de Bembibre

Jacqueline Luna-Castro, jugadora nacida en Estados Unidos pero con pasaporte mexicano e internacional con el combinado azteca. Ala-pívot de 188 centímetros de altura, su último equipo fue las Cangrejeras de Santurce, en la Liga de Puerto Rico, al que llegó después de jugar en verano en el Gold Coast Rollers de Australia.

Aunque se crio en Boise, en el estado de Idaho, nació hace 26 años (22 de enero de 1993) en la localidad estadounidense de Escondido, en el condado de San Diego del estado de California. En su último equipo, las Cangrejeras de Santurce, disputó 12 partidos, en los que aportó una media de más de 11 puntos y cerca de 6 rebotes. Perdió en la final del campeonato nacional frente a un Atenienses de Manatí con varias viejas conocidas de la Liga Femenina Endesa. En su última etapa en Australia –estuvo allí también en 2017 y 2018–, en 2019, disputó la final de la QBL con el Gold Coast Rollers y participó en 22 encuentros, en los que promedió más de 17 puntos y más de 8 rebotes.

Formación USA, experiencia en Europa y con su selección

Luna-Castro inició su etapa formativa en la Liga Universitaria de Estados Unidos (NCAA) con la Universidad de California Santa Bárbara, donde jugó las campañas 2011-2012 y 2012-2013. Pasó un año en blanco como red-shirty en la temporada 2014-2015 se estrenó con las Cougars de la Universidad de Charleston, donde jugaría durante dos campañas. En su último curso allí promedió más de 10 puntos y casi 6 rebotes.

Inició su carrera profesional en el verano de 2016 en México con el Soles de Ojinaga. Su primera experiencia overseas, en la temporada 2016-2017, tuvo lugar en el Kouvottaret de Finlandia, donde promedió más de 14 puntos y más de 10 rebotes. En verano de 2017 estuvo en Australia con el Logan Thunder, experiencia que repitió en 2018. Asimismo, estuvo dos campañas, entre los años 2017 y 2019, en el Esperides Kalliotheas de Grecia, donde promedió 16 y más de 10 tantos y más de 8 y casi 7 rebotes por encuentro en cada una de las dos temporadas.

La nueva jugadora del conjunto de la villa del Boeza tiene, además, experiencia a nivel de selecciones y participó en la última AmeriCup, donde disputó 4 partidos y promedió 11 puntos y más de 9 rebotes. En 2018, en el Centrobasket celebrado en Puerto Rico, se colgó la medalla de bronce y fue una de las destacadas del combinado mexicano al aportar 17 tantos y más de 5 rechaces capturados por partido. En 2017 estuvo también en la AmeriCup celebrada en Argentina y en el Centrobasket de Islas Vírgenes, liderando a su selección en este último certamen para acabar colgándose la medalla de plata.

Pepe Vázquez: “Destaca principalmente por su buena mano”

En general, se puede considerar que Luna-Castro es una jugadora versátil y que puede ayudar tanto en aspectos defensivos como en la anotación. No en vano, a sus buenos números en los rebotes durante sus últimas etapas añade unos más que interesantes porcentajes en los lanzamientos de campo (en torno al 40% en tiros de dos y en los triples) y desde la línea de los 4,60 (por encima del 90% en su última etapa australiana).

Una vez confirmada la incorporación, el técnico del conjunto berciano, Pepe Vázquez, reconoció que “estoy feliz por poder incorporar a una nueva jugadora después de la llegada de Julia porque, aparte de lo que nos puede sumar en la pista, va a aportar en cuanto a la normalidad. Va a dar un plus a la hora de entrenar, en el día a día, porque podemos trabajar con once jugadoras –diez mientras esté lesionada Ije, acotó– y podemos recuperar la dinámica de un equipo profesional”, resaltó.

El preparador de Santiago de Compostela dijo sobre Luna-Castro que “es una 4 que destaca principalmente por su buena mano. Es una amenaza por su tiro y suele jugar en posición abierta”, explicó el técnico del cuadro berciano, que añadió que “nos puede ayudar también en el rebote. Esperemos que nos ayude cada vez que se vaya metiendo más en la dinámica del grupo”, concluyó.

“Emocionada por la oportunidad de cumplir mi sueño de jugar en España”

Por su parte, Luna-Castro se describe como “una jugadora versátil. Aunque soy alta y puedo jugar cerca del aro, también me gusta mucho jugar fuera y tirar desde lejos”, explica la nueva jugadora del cuadro berciano, que añade que “soy muy competitiva y siempre juego con la mentalidad de que lo más importante es el equipo. Estoy muy emocionada por la oportunidad de cumplir mi sueño de jugar en España”, reconoce la nueva interior del equipo bembibrense, que llega al Bierzo con ilusión: “Espero tener una experiencia muy positiva y ayudar al Embutidos Pajariel Bembibre lo máximo que pueda”.

Sobre su nuevo equipo, la internacional mexicana asegura que “sé que lo ha dado todo en la primera mitad de la temporada. Muchos partidos han sido ajustados y el cambio positivo puede llegar en cualquier momento”, puntualiza la nueva ala-pívot de la escuadra rojilla, que admite que “no conozco mucho sobre la ciudad. Sí he visto fotos en internet y me parece agradable y diferente a cualquier otro lugar en el que haya vivido”, remacha.

Así juega Jaqueline Luna-Castro