El lado oscuro del basket: Que le pasa a nuestro equipo

Qué le pasa a nuestro equipo.

Llevamos sólo unos pocos partidos y en tres derrotas que llevamos ya hemos intuido algunos fallos.

Quizá la planificación deportiva haya errado en algún aspecto. Se corrigió a tiempo el error Bryant, pero quizá tengamos dos cuatros muy parecidos, no siendo anotador ninguno de los dos y cuando precisamente esa posición ha sido nuestra principal baza en la última década.  Nos hace falta en ciertos momentos un cuatro abierto, que tenga un buen lanzamiento de triple y que pueda incluso revolucionar los partidos con sus tiros.

Es verdad que tenemos un cinco que es un megacrack y un base o escolta francés con mucha calidad técnica. Y esto nos lleva a que en un mal partido de estos o alguna lesión, esto nos hace perder el partido.

Siempre he pensado que este deporte es un 50% de calidad y 50% de actitud y parece que falta esto segundo en algún jugador, haciéndose más palpable aun habiéndonos desprendido de un jugador que tenía un 70% de actitud por otro que hemos acabado cediendo.

Este sábado se vió que defensivamente estábamos mal, que no tenemos alternativas en defensa como puede ser una zona, hemos perdido un arma que nos hacia distintos a otros equipos y que nos mantenía en muchos partidos. Una defensa asfixiante, se robaban balones y se conseguían canastas fáciles, cuando se conseguía anular al jugador franquicia del rival. Parece que hemos olvidado que los equipos se hacen desde una buena defensa y que una buena defensa es el principio de un buen ataque.

Nos hace falta Sam, aunque esté con el punto de mira desviado y no aporte los puntos como antaño, que lo saquen a jugar cuando los demás no tienen un buen día dirigiendo al equipo, porque a pesar de estar en plena recuperación física y mental sigue siendo el que mejor puede dirigir al equipo. Diot no deja de ser un escolta reconvertido a base y Guillem Vives seguramente por lo que pasó en verano no está rindiendo a su mejor nivel.

Que ofensivamente a Krastov también se le pueden hundir balones como a Dubi, que no sólo se puede hundir el balón al poste bajo cuando este quema y que tenemos un fichajazo como Oriola que podría hacer, con la velocidad que tiene, un pick and roll antológico. En este equipo o meten todos o desentonan todos. La plantilla de este año no tiene un jugador decisivo que tire del carro y decida el partido, se confecció en verano un grupo de jugadores de buen nivel, con capacidad de sacrificio aunque no se esté demostrando del todo.

Tiempo….trabajo….y mientras tanto , amunt Valencia!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.