La Supercopa se queda en Madrid

Los blancos después de un segundo cuarto excelente han sabido manejar el partido y ganarlo con solvencia.

El Real Madrid no tuvo el acierto de las semifinales porque delante tenía un rival de mucho más nivel, que defendía y que además te hacía trabajar en defensa.

El momento de forma de Campazzo le hace ser el referente de su equipo y el elemento diferenciador. Hoy Tavares no ha impuesto su físico al cargarse de faltas rápido.

El resto del equipo aportó intensidad cuando estuvo en pista y anotación constante no permitiendo a los azulgranas acercarse en el marcador.

Por los de Pesic, Davies ha demostrado sus condiciones y Higgins que ha disputado minutos de base ha asumido rápidamente un rol principal. Se nota que al equipo le falta rodaje e incorporar a los mundialistas que recibieron un homenaje antes del partido.

89 – Real Madrid (21+27+21+20): Randolph (2), Campazzo (16), Carroll (9), Tavares (5) y Taylor (8) -cinco inicial-, Rudy (10), Laprovittola (9), Reyes (2), Deck (9), Llull (9) y Mickey (10).

79 – Barça (20+13+30+16): Davies (23), Pangos (2), Higgins (13), Claver (3) y Mirotic (14) -cinco inicial-, Hanga (3), Smits (2), Oriola (2), Delaney (13), Kuric y Tomic (4).