Los aficionados tienen la palabra

PENYA FORERA

Hoy nos da su punto de vista Miguel Santolaya, muchas gracias “Pou” por  prestarnos tu tiempo y conocimientos.

Además este año la Penya Forera está de aniversario…15 AÑOS!!!!!

Nuestras más sinceras felicitaciones

.

¿Qué sensaciones tienes para este año? Mójate… ¿Qué resultados esperas?

La verdad es que todavía estoy subido a la nube del triunfo liguero y me cuesta mucho pensar en la próxima temporada. Las sensaciones a priori son bastante buenas, se mantiene gran parte del bloque del año pasado y se ha traído a gente muy interesante. A falta de ver cómo se integran los nuevos y cómo se acopla el club a tanto partido, al reto Euroliga, etc., los objetivos deberían ser los mismos que los de los últimos años, en los que nos hemos consolidado como el tercer equipo de España y la alternativa más solida a Barça y Madrid: hacer un buen papel en la copa, tratando de llegar lo más lejos posible; tratar de quedar entre los cuatro primeros de la liga regular, llegar a semis de play-off y, a partir de ahí, intentar pelear; y en Euroliga disfrutar, sobre todo disfrutar y estar siempre, si es posible, en la pelea por la séptima o la octava plaza que nos permita soñar con los cruces de cuartos.

¿Qué te parecen los nuevos fichajes de este año?

Los presocráticos afirmaban que la materia se componía, en distinta proporción, de cuatro elementos: agua, tierra, aire y fuego. Aristóteles sumó, a estos cuatro, el éter o quintaesencia. Aquellos son terrenales, corpóreos; este es divino, el alma. Éter es Oriola cerrando el puño tras cada canasta, calmando a la afición después de eliminar al Baskonia porque todavía no habíamos hecho nada. Éter es Sato tirando triple tras triple durante el último cuarto del último partido hasta que, por la santa camiseta de Toni Ramírez, anotó el que nos devolvió la tranquilidad y nos dio la liga. Hoy, Pierre ya no está en el equipo y lo de Sato no lo tenemos claro. El club, con Chechu a la cabeza, se ha movido de maravilla y ha fichado agua, tierra, aire y fuego en las cantidades que necesitábamos, pero… ¿ha fichado éter? Esperemos que así sea.

¿Qué crees que nos aportarán los nuevos?

Txus Vidorreta: Continuidad, que parece ser lo que busca el club. Su trayectoria anterior lo avala, y su trabajo en Tenerife el año pasado fue magnífico. Verlos mover el balón, su juego coral que fue también nuestra seña de identidad, era una delicia. Si sabe gestionar los malos momentos que, y más con la Euroliga por medio, seguro llegarán, hará un buen año. Tendrá que acostumbrarse a tener sobre su cabeza la sombra de don Pedro Martínez (quién no recuerda aquel mítico diálogo entre ambos: “Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia”. Pues ahí tienes la roca, Jesús).

Latavious Williams: Lo primero que nos aporta este señor es un nombre legendario. Latavious Williams. Latavious, Latavious. No puedo parar de decirlo. Latavious. Es maravilloso. Quién puede estar en contra de traer a un tío que se llama Latavious Williams. Lo único que me genera dudas es que este caballero, sin duda, ha nacido para jugar en el Lietuvos Rytas. Latavious Williams, del Lietuvos Rytas. Es como si hubiese por el mundo un Vielancio Warret: no sé entendería que no jugara en el Valencia Basket. El hecho de que se encuentre fuera de su hábitat onomástico puede pesarle a lo largo de la temporada. Lo segundo que nos aportará es algo que nos faltaba el año pasado: fuego. Físico, músculo, intimidación. Nos lo vamos a pasar bien con Latavious. Lástima de lesión inicial, afortunadamente el Eurobasket nos ha dado una prórroga.

Tibor Pleiss: Aire. Otro elemento que teníamos el año pasado en bajo porcentaje y que hemos subsanado para esta temporada. Es una apuesta importante del club, y una ocasión pintiparada para él de reivindicarse como el jugador que apuntaba cuando estaba en Vitoria. A mí, personalmente, este fichaje me apetece mucho. El juego interior configurado (Doornekamp, Thomas, Latavious [avious, avious, avious], Pleiss, Dubi, Hilnason) me parece que lo tiene todo y es difícilmente mejorable para un club como el nuestro que está en la tercera/cuarta cola de los fichajes, tras la NBA, los licencias A y, tal vez, China.

Erick Green: Fuego. Seguramente lo que más hemos reclamado todos durante estos años. Fuego. Queremos ver arder la Fonteta. Queremos que, cuando las cosas se pongan feas, Erick Green sea nuestra constante. Otro que también apetece mucho.

Alberto Abalde: Abalde, como Txus, supone continuidad. Continuidad en el sentido de la línea que sigue el club de apostar por jugadores nacionales jóvenes y de calidad. Los resultados a la vista están: campeones de liga y con Vives, Sastre y Oriola (no me olvido, cómo olvidarme, de San Eme, pero este ya vino con los huevos pelaos) disfrutando del Eurobasket al lado de los Gasol y compañía. Otro gran acierto y, seguro, una de las bases del València Basket del futuro.

Aaron Doornekamp: Doornekamp es el tío que más me viene a la mente cuando pienso en el éter. Viene de la mano del entrenador, además, y eso siempre es bueno. Nos va a aportar versatilidad, tiro y muchas cosas más. Uno de esos fichajes que el club también acostumbra a hacer: jugadores que vienen de clubs más pequeños, que ya conocen la liga y que ya se sabe lo que pueden aportar. Suelen ser valores seguros.

Triggvy Hlinason: Mi única duda con Hlinason es si llegará a jugar con nosotros o se lo llevarán antes. Hay que tener en cuenta que estos chavales cruzan el charco casi sin que los hayamos podido ver jugar. Creo que la reglamentación de la ACB permite mover el equipo cuantas veces se quiera en cuanto a los jugadores del filial se refiere. Espero que esto sea así y podamos ver en bastantes ocasiones al islandés dando descanso a Tibor, a Dubi o a Latavious (Latavious. Latavious. ¡¡¡Latavious!!!). Veamos el impacto que puede tener este año: un rendimiento Pasecniks ya sería para darnos con un canto en los dientes. Y, si se va, a hacer caja.

Andres Rico: Que se recupere bien recuperado, que vuelva a coger confianza y que ayude sobre todo en entrenamientos o cuando acontezca alguna lesión. Es otro de esos fichajes jóvenes y nacionales que tanto me gustan.

Tenemos pabellón a reventar, nuevas peñas… ¿Qué te parece toda esta locura?

Para los que llevamos desde el 86 con el equipo todo esto es un sueño. Lo importante ahora es no perder esta ola. El impacto de los años buenos se puede medir, sobre todo, tras años no tan buenos. No es tan importante cuántos se suben al carro como cuántos se mantienen si, por ejemplo, esta temporada nos quedamos sin plaza de Euroliga. La base una afición sólida, masiva, fiel, acostumbrada a venir a la Fonteta aunque haya fútbol ya la tenemos: siete mil y pico socios el año pasado, jugando Eurocup. El gran reto, más allá de los resultados, es conseguir que los nuevos se enganchen, se sumen a esa masa y al final tengamos un pabellón con mayor capacidad, siempre desde la certeza de que se ocuparán los nuevos asientos.

Respecto a los rivales ¿Quién crees que se ha reforzado mejor?

El Barça, sobre todo, también porque es el que viene de más abajo (aunque no sé si han acertado con el entrenador). Otro equipo con un movimiento raro en los banquillos ha sido Baskonia, pero su músculo financiero y su bula bertomeusca siempre les permite estar ahí; nunca hay que dejar de tenerlos en cuenta. Unicaja también se ha reforzado bien de cara a competir en Euroliga; se han traído a Augustine, que es una de mis debilidades. Habrá que estar atentos a un nuevo capítulo en esa relación amor-odio entre Málaga y Plaza.

Y el Madrid sigue siendo el rival a batir. La pena es que han perdido a Llull, y perder a don Sergio es mucho, muchísimo decir. Conformarán un equipazo, como cada año, pero echarán de menos sus mandarinas y su yo qué sé que qué sé  yo. Con ganas de ver si Doncic da otro paso más en su ausencia y se hace todavía más extraterrestre. ¡Ánimo, Sergio!

Liga de 18… Euroliga, Copa del Rey, playoffs ¿Ves tanta locura en el carrusel de partidos?

Resulta raro decirlo, sobre todo después de los últimos, pero creo que el club tiene razón cuando reivindica la supresión de los play-off. A mí me gusta que haya 18 equipos; me gusta que el baloncesto de elite se pueda disfrutar en cuantas más ciudades de España, mejor; y me gusta que nuestra afición pueda visitar diversos lugares, tomarse unas cervezas, salir de fiesta y aparearse con seres de todo pelaje y condición aprovechando la coyuntura (no todo va a ser baloncesto). Me gustaría que cada año subieran dos nuevos equipos a la liga, aunque ello conllevase que bajasen otros dos, y que las cosas se hiciesen mucho mejor en la ACB. Me gustaría también que los licenciosos bajasen de su pedestal y que Comunicaja tuviese claro qué es lo que quiere y de qué bando está, si es que hay bandos. En una liga en la que todos juegan contra todos, parece que los play-off no tienen demasiado sentido y que le quitan mucho valor a la fase regular.

Enlazando con esto viene el asunto Euroliga. Es un despropósito jugar treinta jornadas, metidas con calzador en el calendario, simplemente para decidir UN cruce que te llevará a la Final Four. Es una descompensación enorme provocar esa sobrecarga de partidos para acabar jugándotelo a una carta. Entiendo que tal vez el objetivo es, en un futuro, que los integrantes de esta liga no participen en la doméstica, pero aun así el sistema de competición es un sindiós (y dudo que se planteen quitar la F4 con todo lo que conlleva, con el señor Peculio a la cabeza). La competición europea que me gusta a mí, además de sin licencias, es una competición del KO. Quizá con una fase de grupos inicial que justifique la inversión, pero con cruces a vida o muerte tan pronto como se pueda. Algo como la Champions League y manteniendo la Final Four, que es gloria bendita.

¿Qué sensación te ha quedado respecto al año pasado?

Paz. Amor. Felicidad. La guinda a años de esfuerzo, de hacer bien las cosas, de buscar una identidad. No hace tanto que éramos un club sin filosofía definida, que cambiaba cada temporada de objetivos, que iba dando bandazos. Ahora, por fin, se sabe el camino que se quiere seguir y se lleva a rajatabla. Se podrá estar de acuerdo o no con muchas cosas, pero tranquiliza saber que estas se sustentan sobre una base que da resultados. La Fonteta se llena, la gente se lo pasa bien y, encima, cayó un título gordo.

Un mensaje para la Familia Taronja…

Que la gosen. Y que la sigan gosando. Somos campeones de liga. Hay que decirlo más: somos campeones de liga. Nos han acostumbrado a una vorágine en la que lo que pasó ayer ya no importa, y tenemos que rebelarnos contra eso. No somos el Barça o el Madrid, que ganan una copa y ya están pensando en la siguiente. Hola, me llamo València Basket y hace tres meses gané una liga. Hola, Valéncia Basket: pues disfrútala, porque tal vez no ganes ninguna más, porque es muy difícil, porque es casi un milagro. Todos tenemos grabado a fuego ese último día en la Fonteta: la ilusión, la esperanza, la alegría, el temor, el miedo, el alivio, el éxtasis. Que no se nos olvide. Compremos el DVD, la copita, la camiseta y la bufanda. O no compremos nada. Pongámonos de vez en cuando el triple de Renfroe, el tiro imposible de Dubi, el triple y el palmeo de Sato, el mate de Sastre. O no pongamos nada. Pero que no se nos olvide, por favor. Que siempre, siempre, siempre sobre todo cuando vengan mal dadas, recordemos que, al menos durante un día (un mes, un verano, una temporada) fuimos los mejores.

De nuevo, muchas gracias, es un placer leer esta forma de comentarios.

Y FELICIDADES !!!! 15 años no son nada, a por más.

Escribe tu comentario

Contenido relacionado